29 noviembre 2014

crema di tupinambo

la identica ricetta in Italy icon
Los tupinambo son tubérculos de origen americana, en el especifico de la parte norte; en la antigüedad han tomado lugar en las mesas italianas para después ser remplazadas por las papas. Por suerte hoy son de nuevo considerados y reevaluados por dos motivos fundamentales: son poco calóricos y ricos de fibras solubles entre las cuales la inulina. Para obtener su mejor eficiencia tendrían que ser consumados con la cáscara: simplemente sepillados y bien lavados.
Lo intento con esta crema, muy sencilla y sobre todo muy dietética:

tupinambo 400 gr.; ricota 150 gr.; apio un tallo; tomate cherry  1; cebolla 1; perejil; aceite de oliva y sal.

Después de haber lavado y sepillado bien los tupinambo los he cortado en pedazos y los he puesto a cocinar, a fuego medio, en una cacerola con agua fría, el apio, el tomate y la sal por 20-25 minutos  (pinchando con el tenedor veremos a que punto está la coctura).
Mientras tanto he cortado la cebolla en rodajas y las he echo rehogar a fuego lento aumentando la llama 5 minutos antes de apagar, para dar un leve color.
 
He licuado los tupinambo, les he unido la ricota bien aplastada y, revolviendo para amalgamar bien, he puesto nuevamente la cacerola sobre el fuego volcándole encima la cebolla junto a su aceite.
Para hacerla bien dietética la he acompañado con costrones de pan duro, (aunque si tendrían que ser fritos), naturalmente el sabor es toda otra cosa!!!!! Solo ustedes pueden saber cuanto quieren y están dispuestos a hacer el sacrificio!!! Como sea.....
BUON APPETITO!!!

tupinambo, un tubérculo caído en el olvido

se vuoi leggerlo in Italy icon


Recuerdo que tantísimos, pero tantísimos años atrás, cuando mi marido había iniciado tímidamente su idea de criar los caracoles, leyendo e informándonos, descubrimos que entre las distintas plantas útiles para estos lentos amigos de la Granja, estaban los tupinambo. No teníamos la más remota idea de que cosa y de como eran; gracias a nuestra sobrina, que vive en Suiza, logramos obtener estos preciosos tubérculos, que a medida que crecían se asemejaban siempre más a unas plantas que ya teníamos en un ángulo apartado .......y, maravilla de las maravillas, era así; habíamos ido a la búsqueda de algo que ya teníamos!!!! los "helianthus decapetalus" o alcachofa de Jerusalén.

La cosa no sorprende mínimamente, dado que este tubérculo no ha sido más considerado y ha sido olvidado en el tiempo; perdiendo un precioso aleado, no solo en el huerto-jardín como ornamento floral y como amparo para nuestros caracoles! sino también en la cocina y en nuestro botiquín de medicinas naturales.
De esta manera hemos descubierto su sabor delicado, aunque si un poco dulzón, y me animé a cocinarlo en distintos modos, aunque si la manera más indicada de consumirlo, de modo tal que sus propiedades queden inalteradas, es crudo en ensalada: rebanados sutilmente y condimentados solo con aceite de oliva y perejil, o tal vez agregando unas gotitas de limón.

Hemos aprendido que es poco calórico: 25 Kcal por cada 100 gr., y descubierto sus cualidades terapéuticas:
El tupinambo viene considerado "la papa de los diabéticos" gracias a su componente principal que es la inulina, una fibra soluble que, por lo que he leído, tendría que ayudar a bajar la glicemía (no teniendo nociones medicas, pongo el condicional).

Pero es más que seguro, y confirmo personalmente, que sus fibras ayudan a regularizar nuestro intestino, equilibrando nuestra flora bacteriana.
Por esto no tendrían que ser pelados pero solo lavados bien y raspados.
El tupinambo es rico de vitaminas "A" y vitaminas del grupo "B" que lo hacen un alimento indicado para nuestra vista e para aquellas debilitaciones sea físicas que mentales.
No conteniendo gluten, puede muy bien ser consumado por quién es intolerante o es celiaco.





Mientras sobre el modo de cultivarlo sabíamos muy bien que fácilmente infestaba!!! y que, más allá que preferir los lugares húmedos y asolados, no necesitaba de otros cuidados.
Para quién quisiera iniciar a cultivarlos, el periodo mejor de enterramiento de estos tubérculos, es a la fin del mes de marzo, a una profundidad de 10 cm. y a una distancia unos de otros de 30 cm. Durante el periodo vegetativo de la planta podemos ayudarla regandola de vez en cuando, evitando estancamientos. A mediados de la fin del verano podremos admirar sus flores, similares a las margaritas, y solo cuando la planta ha terminado su ciclo y está ya seca, hacía fin de otoño o inicio del inverno, que podremos recolectar sus tubérculos que si encuentran al máximo del desarrollo. A diferencia de las papas, una vez recolectados, no se mantienen mucho, alrededor de 3-4 días; por lo tanto deben recogerlos solo cuando les sirven y en la justa cantidad si no quieren que se sequen y no sean más utilizables. De norma cada planta produce una grande cantidad de tubérculos, tanto que es difícil extirparlos todos, pero controlen que queden algunos si quieren continuar la producción el año sucesivo.....

Les hago ver algunas maneras en las cuales los he cocinado:


omelette di tupinambo
crema de tupinambo
pasta con salchichas y tupinambo

26 noviembre 2014

decoraciones natalicias reelaboradas - parte 1°

se vuoi leggerlo in Italy icon
Ya son muchos años que tengo un grande conflicto personal sobre el efectivo significado de la Navidad, a ustedes les ahorro esta diatriba, les cuento solamente que, aunque todos mis buenos propósitos, continuo a esperar que llegue el ocho de diciembre como una niña para preparar mi arbolito; mejor dicho, comienzo días antes a pensar a como lo iré a decorar y, como de costumbre, cada año agrego un pieza nueva o cambio siempre algo.
No logro desprenderme de los adornos que se van arruinando, hay toda una historia detrás de cada uno de ellos...sobretodo en aquellos de 20-30 años atrás y más también!!!
El lema "nada se destruye, todo se transforma", lo aplico también en esto; porqué no me cansaré de decir que para afirmar que sea un verdadero y proprio reciclaje debemos utilizar aquello que tenemos, cambiándole solo el aspecto para poder continuar a usarlos.
Son suficiente algunas astucias y tanta fantasía para lograrlo; y si consideramos que la situación económica es aquella que es, no viene para nada mal!! Sin omitir que es también un buen divertimento, empeño manual y distracción para los niños.
Con un poco de temperas y de pinturas podemos dar una nota de color a viejas velas  reavivándolas:

o, ayudándonos siempre con colores, para cubrir aquel "consumado" de los años o también cambiándole completamente la función.  Viejas bolitas pintadas pueden transformarse en badajos de campanas ("ex decoraciones" de viejas luces):
 

Y continuando a quitar aquel "consumado" que les parece de hacernos ayudar, más allá que de las pinturas y purpurinas, también de semillas de sésamo o de sal gruesa ( para pegar este último no usen la colla vinilica, arriesgan que se derrita la sal....me sucedió a mi!!).

Observando el color rojo fuerte de las semillas de la magnolia me vino la idea de pegarlos ......pero mientras lo hacia me vino la duda que podían pudrirse en seguida, entonces los he cubierto con una mano de pintura trasparente.....mirándolos así parecería que no salieron mal....veremos que sucede en los próximos días!!!

 

Ahora estoy intentando de preparar otros trabajos con cintas, cintitas t telas.......luego se los haré ver. Por ahora
    BUEN TRABAJO a ustedes!!!!!.  

22 noviembre 2014

espaguetis a la guitarra - maccarune a la chetarre





la identica ricetta in Italy icon
Cual mejor manera de festejar el "día mundial de la Música", sin querer ofenderla en la cocina, si no con este plato típico Abruzzese, era ya mencionado en el medioevo: los macarrones a la guitarra y bien dicho en su dialecto "le maccarune a la chetarre".
Es particular no solo por la forma de la pasta que es cuadrada, sino justo por el instrumento que se utiliza para cortarla, que le confiere aquella forma: "la guitarra", en dialecto "lu maccarunàre". Su nombre deriva no solo de las características del instrumento-utensilio, sino más bien del sonido que produce el movimiento de los dedos sobre las cuerda de acero para que la masa se despegue una vez que ha sido cortada.
Muy tímidamente les haré ver como los he hecho y cuales ingredientes usar:

 Para cada huevo hay que considerar 100 gr. de harina ( mitad de harina de trigo fuerte y mitad de harina 00); una pizca de sal y naturalmente la "guitarra".

Preparamos la masa con huevos poniendo en la amasadera la harina y, formando una fuente, los huevos y la sal. Trabajamos por un buen rato y una vez que hemos obtenido un masa lisa dejamos descansar cubierta por media hora. Extendemos la masa en hojas altas más o menos 3 mm, tienen que ser tan altas cuan el ancho del espacio entre una cuerda y la otra, en caso contrario vendrán unos espaguetis chatos.
Ahora pasemos a la verdadera obra de arte:
Cortamos las hojas por unos 25 cm. de largo y las apoyamos, una a la vez, sobre sus cuerdas; con la ayuda del palo de amasar haremos presión sobre la masa y arpegiando sobre las cuerdas haremos caer los macarrones sobre la amasadera, echando encima una llovizna de harina.
Una vez terminado de cortar todas las hojas cubrimos y dejamos secar.















La tradición quiere que los macarrones sean condimentados con un tuco bien consistente hecho con tres tipos distintos de carnes: ternera, cerdo y cordero al cual a la fine vienen agregadas las "pallottelle", que no son otra cosa que pequeñísimas pulpetas de ternera fritas.....convirtiéndose en un plato más que único!!!



Pido disculpas por la libertad que me he tomado eligiendo este condimento pero, el tuco echo con las alas de pollo era aquel preferido por mi papá para condimentar con esta pasta.
Si me dejan más libertad aún de poder expresar también mi gusto, les digo que el mejor condimento para esta pasta es el ragù en blanco, al cual agrego alguna que otra variante como el salame y los espárragos selváticos y...
USTEDES COMO LOS PREFIEREN???

20 noviembre 2014

servilletero con rollitos de papel

se vuoi leggerlo in Italy icon
Esta es la página, en absoluto, que más tengo abandonada; espero siempre de tener el tiempo para poder dedicarme a mis trabajos manuales, pero después....
 Venia ya desde tiempo guardando los rollitos de papel para hacer unos servilleteros, y hoy me he impuesto en hacerlos, o hoy o nunca más!!   He realizado algunos de distintos tipos, así come se me han ingeniado y sobre todo con lo que tenía.
Si les puede servir como inspiración, no solo como decoración en la mesa, sino también como una idea para regalar, les cuento como los he hecho y cuales materiales he utilizado para realizarlos:


 rollos de papel; cintas, cintitas, papeles de navidad o no, telas; todo tipo de decoraciones que ustedes poseen.
Porqué para que efectivamente sea un "reutilizo" debemos utilizar todo lo que tenemos a disposición en casa.

Como primera cosa marcamos, con un lápiz, todo a su alrededor, la mitad del rollo ( para aquellos de cocina deberemos marcar cuatro partes) y con la ayuda de un cúter cortamos los rollos teniendo cuidado de no hacer demasiado presión sobre ellos, se arriesga de aplastarlos!!!.


Enrollados con cinta:
Aplicamos una capa sutil de pegamento vinilico en la parte interior del rollo y haciendo una leve presión encolamos una extremidad de la cinta; esperamos justo un instante y haciendo pasar la cinta por adentro y afuera; adentro-afuera, cubrimos todo el rollo. Cortamos la cinta que nos sobra, siempre en la parte interior, y la sujetamos pegándola con la cola. A esto punto no nos queda de hacer otra cosa que pegar la decoración que hemos elegido.

Cubiertos con la cinta:
 Este tipo es todavía más simple y resuelto. Aplicamos la cola vinilica en la parte externa del rollo y pegamos la extremidad de la cinta, apenas se seca giramos a su alrededor hasta cubrirlo completamente. Cortamos la cinta y sobre esta superposición que se crea aplicamos las decoraciones, de manera tal que quede escondido!

Forrados con papel:
 
Otra alternativa es aquella de forrarlos con papel, son perfectos también aquellos recortes que nos quedan de sobra de los papeles de regalos que no sabemos que hacer con ellos.
Cortamos el papel más largo del rollo, de manera tal que el excedente lo doblaremos para dentro, lo sujetamos siempre con la cola vinilica.  Sí queremos podemos también darle un doble utilizo: de servilletero y de marcador de posición (indicando los nombres) al mismo tiempo.......

Y como siempre digo: dejen galopar vuestra fantasía y creatividad.........

19 noviembre 2014

dulce de membrillo casero

la identica ricetta in Italy icon
Se muy bien que como fechas estoy un poco en retraso publicando esta receta, como siempre el tiempo para escribir es muy tirano!, pero por si a caso todavía alguien tiene guardado un membrillo entre sus cajones se puede poner a la obra, en caso contrario el año que viene ya sabrá que hacer con él, les diré más, les aconsejo de anotárselo para no olvidarse.
Hay tantos productos típicos argentinos que no se consiguen aquí en Italia, o por lo menos aquí en la zona donde vivo. Entre ellos está el "dulce de membrillo",  dulce tradicional argentino que non solo viene utilizado para preparar dulces sino que también viene consumido así solo, después de las comidas como postre y si después lo acompañamos a un queso fresco se vuelve toda una obra de arte!.
Este año, teniendo la fruta fresca, he querido intentar hacerlo en casa, el resultado ha sido bueno, hasta he recibido las felicitaciones de parte de mi tía argentina!!!
He visto distintos procedimientos para prepararlo, les cuento a la fin como lo he echo y los ingredientes que he utilizado:

membrillos 1 kg; manzanas 2; azúcar 800 gr; vino blanco ¼ de vaso; jugo de ½ limón; canela en polvo.
El peso del membrillo lo he calculado después de haber pelado la fruta, quitado el corazón y las partes que no estaban en buen estado.

He cortado los membrillos, después de haberlos limpiado, en pedacitos, lo mismo he hecho con las manzanas; he puesto todo en una cacerola cubriéndolos con el azúcar y los he mojado con el jugo del ½ limón dejándolos a macerar por toda una noche. La fruta con el azúcar suelta su líquido.
Al día siguiente he puesto la cacerola sobre el fuego a llama viva y una vez que ha comenzado a hervir he agregado una espolvoreada de canela y el vino blanco. He dejado evaporar y a ese punto he bajado la llama revolviendo seguido.


Cuando la fruta se ha puesto blanda he quitado la cacerola del fuego y con el auxilio de la licuadora a inmersión la he licuado hasta que se ha vuelto como un puré.
He puesto nuevamente la cacerola sobre el fuego, a llama baja, y he dejado cocinar todavía, girando seguido, hasta cuando ha comenzado a pegarse contra las paredes de la cacerola.... como siempre he hecho la prueba del platito: he puesto un cucharita del membrillo y he inclinado completamente el platito, si queda pegado está listo!!


A este punto lo he volcado en unos recipientes de vidrio dejando enfriar a temperatura ambiente y una vez fríos, dos los he cubiertos bien mientras el tercero, con la ayuda de un cuchillo, lo he desmoldado y comido inmediatamente, sin decir  BUON APPETITO a nadie!!!.

Dos cosas antes de terminar:
•  No me pregunten porqué vino así de clara; al principio había pensado que todo dependía por el echo que había puesto poca azúcar, después, como todos, he ido a la búsqueda de una respuesta en internet, pero lo que he encontrado era tan contradictorio uno con el otro, que me vino la duda que alguien supiera más que yo!
•  He hecho también unas mermeladas con el membrillo, pero esto sí, lo veremos el año próximo!
• Una curiosidad, aunque si sé que no es indicado hablar de esto mientras se come......, el membrillo es muy indicado para quien tiene problemas intestinales, para decirlo delicadamente tiene propriedades astringentes.