25 julio 2018

conserva de chuachas o judías verdes con tomate



Tomates, tomates, tomates y más tomates.... el huerto está todo pintado de rojo con unas manchitas verdes.
Que se puede hacer? Naturalmente las conservas en cada variante posible!!!
Junto a las otras hortalizas que abundan en el huerto, he preparado el ciabotto y la salsa de pimientos y ahora me dispongo a preparar también las chuachas o judías verdes o vainitas (como las llamen en vuestro país) para conservar.

Los ingredientes que nos sirven son:

tomates; chuachas o judías verdes; albahaca; ajo; aceite de oliva; sal.



Por primera cosa ponemos a hervir agua en una cacerola y ni apenas inicia el hervor sumergimos los tomates ya lavados dejándolos en el agua por muy pocos minutos, justo el tiempo reblandecer la piel.
Escurrimos bien los tomates y los dejamos entibiar, le quitamos la piel para luego cortarlos por la mitad; quitamos las semillas, la parte central y por último los cortamos en pedazos chicos.
Ponemos los tomates en una cacerola (personalmente uso siempre una de barro, da todo otro sabor!) en el cual habremos puesto aceite de oliva y unos dientes de ajo. Dejamos cocinar por 1½ hora, más o menos, a llama baja.

Mientras tanto ponemos a hervir agua en otra cacerola donde iremos a hervir las chauchas a las cuales habremos anteriormente cortado las extremidades retirando la hebra lateral, cortadas a mitad y lavadas. Salamos y hervimos por muy pocos minutos, deben quedar aún crocantes antes de escurrirlos.
Transcurrido el tiempo indicado para la cocción de los tomates, agregamos las chuachas y dejamos cocinar por otros 15 minutos; por último salamos y agregamos las hojas de albahaca.

He utilizado las chuachas Boby enanas en esta preparación, pero toda variedad se presta para ser conservada  de la misma manera; vale lo mismo para las taccole o piattoni.

Sin apagar el fuego, y con la ayuda de un cucharón, volcamos las chuachas con el tomate en frascos de vidrio esterilizados.
Cerramos herméticamente y los acomodamos de uno a uno, mientras los vamos llenando, en la "cuna", que habremos preparado antes, forrando el interno de una caja con unos paños, cubriendo, al final, muy bien los frascos, de modo tal que mantenga el calor.
Los dejamos así toda la noche y, al día siguiente, estarán listos para ser etiquetados y puestos en la despensa.
Antes que me olvide, como sucede todas las veces, les digo ahora mismo como pueden utilizarlos este invierno, más allá que para condimentar la pasta, sean penne o cualquier otro formato:

Corten en pedazos las papas que harán cocinar en guiso con aceite, ajo y agua (no deben quedar secas). Una vez cocidas vuelquen el frasco de las chuachas y tomate en la cacerola y dejen saborear por algunos minutos antes de servir como guarnición al filete de pollo cocido con hierbas aromáticas y ...


BUONA CONSERVA PARA TUTTI!!!

No hay comentarios.:

Publicar un comentario